La idea de montar una nueva empresa comercial de joyería nos parecía que ya estaba bastante saturada dentro del Comercio de Logroño. Y, sin embargo, faltaba un comercio especializado.

Las joyerías abarcan demasiados subgéneros: cadenas de oro, sortijas con más o menos pedrería, perlas, corales, turquesas, chapas de identidad, relojería, etc.

Nosotros hemos querido diferenciarnos y crear un nuevo concepto: una tienda especializada en la perla ( perlas australianas y tahitianas ). Crear una línea de negocio totalmente innovadora.

Este concepto no es sólo original y nuevo en Logroño sino que no existe un comercio similar en toda España.

De hecho, durante todo el año 2005, hemos recibido felicitaciones y visitas de un amplio sector nacional de la joyería en general.

La base del éxito de la tienda perlas no sólo radica en la especialización de la venta de un producto sino en satisfacer todas las necesidades del cliente. Y esto se ha conseguido gracias al Taller.

 

No queríamos comprar y vender sino ofrecer todas las posibilidades de creación de una joya.

Nuestra política consiste en:

Comprar las perlas en origen, enteras y sin taladrar.

Tener una exposición de piezas montadas que sirvan tanto para la venta como de guía al cliente de los posibles acabados.

Ofrecer, gracias al taller, todo tipo de variaciones y modificaciones.

Resultado:

Toda persona que entre en el comercio perlas puede llevarse en momento una joya montada o encargarla a medida de sus necesidades tanto en precio como en forma.

Conclusión:

Máxima satisfacción del comprador.